economia colaborativa

Como ya les contamos en otros posts de nuestro blog, somos viajeras. Por más que a veces nos quedemos quietas en un lugar, siempre tenemos el bichito viajero pujando para que empecemos a mover los pies; es parte de nuestra esencia. Y fue gracias a  no contar siempre con el dinero «teóricamente necesario» para viajar, que empezamos a conocer los diferentes tipos de economías colaborativas, y queremos compartir un poco de lo aprendido para quienes no saben de que se trata: para contagiarles un poco este bicho e impulsarles a viajar de esta forma empática y amorosa con las personas y el medio ambiente.

 

La Economía colaborativa surge frente a una nueva forma de utilizar los recursos en la que los usuarios comparten bienes para ahorrar tanto costos como impactos, lo que conlleva sostenibilidad y eficiencia en el aprovechamiento de los recursos.

Este consumo colaborativo conlleva un cambio de mentalidad: ahora los consumidores  no sólo se sienten responsables de su entorno, sino también de la otra persona; la que está brindando el servicio que están consumiendo y prefieren consumir ese servicio/producto y no el de cualquier empresa para la que apenas somos un número.

La economía colaborativa y el turismo

La economía colaborativa llega al sector del turismo con ofertas de personas a personas. Un nuevo modelo económico que parte de la esencia de disfrutar de las experiencias humanizadas y olvidarse un poco de la dicotomía entre empresa y cliente, ya que el aportar al crecimiento empresarial, está haciéndonos cada vez más ruido como sociedad. Esa modalidad se está rompiendo para dejar paso a un intercambio de igual a igual (peer to peer) basado en un intercambio entre pares desde el cooperativismo, el respeto y un sistema de referencias para generar confianza. Digamos que se renueva la  importancia de la comunidad, y vienen a beneficiarse las dos partes horizontalmente; tanto quien ofrece el servicio como quien lo compra. Implica compartir, intercambiar o consumir juntos. 

La economía colaborativa, adaptada al turismo online, permite que el viajerx se conecte con otras personas para contratar servicios y pueda así costearse el viaje a un precio mucho más favorable. Este tipo de prácticas te va ayudar a buscar tu destino, a entrar en contacto con el dueño del lugar, a conocer tu destino de una manera alternativa a la que ofrece el mercado tradicional; a explorar el destino según consejos de un local, a comprar y comer productos hechos por manos locales. Lo que posibilita que no dependas solamente de los servicios turísticos tradicionales.

 Gracias a la tecnología, aparecen plataformas digitales que ponen en la palma de la mano de los viajerxs nuevas alternativas. Y algunos ejemplos de economía colaborativa podemos encontrarlos en plataformas como Airbnb para alquilar hospedajes atendidos por sus dueños, Home Exchange para intercambiar casas en distintos puntos del mundo, BlaBla Car o Carpooling para compartir transporte, WithLocals para compartir comidas en casas de gente local, moObie para alquilar autos de personas que no lo están usando, FreeTours  o Guru Walk para guías turísticas gratis o a la gorra, MeetUpAirbnb Experiences para reunirte con gente con tus mismos intereses en distintos destinos del mundo. Son muchísimas aplicaciones y cada día van surgiendo nuevas para explorar y conocer.

Y porque te lo recomendamos? 

  • Ayuda a ahorrar en tu presupuesto. y hasta vas ayudar a otra persona.
  • Contacto con gente local , que te guié en tener experiencias que de otra manera quizás no consigas.
  • Conocerás tu destino alternativamente, y no vas a sentirte atado a  sólo consumir de cierta forma despersonalizada y cuantificada.

Les invitamos a que compartan su experiencia con economías colaborativas, nosotras también lo vamos a ir haciendo. 🙂 

1 comentario en “Economía colaborativa”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *