viajar con la copa menstrual

Este capítulo va para nosotres que menstruamos y viajamos; viajamos y menstruamos.

Armamos este post porque, básicamente, amamos la copa menstrual. La usamos, la recomendamos… la militamos, casi te diríamos. Y no es solo por sus beneficios y practicidad a la hora de usarla, sino también porque gracias a ella aprendimos a mejorar la relación que teníamos con nuestra menstruación, viviéndola más positivamente y en conexión con nuestro cuerpo y sus ciclos. Si te parece poco y le querés seguir sumando beneficios, es eco-friendly, sacala a bailá.

Venimos en este post a asegurarte que la Copita Menstrual es la mejor opción para viajar por: salud, comodidad, ecología y economía. ¿No sabés de qué corno estamos hablando? No te preocupes. Acá abajo te vas a enterar.

Qué es  la copa menstrual?

Es un pequeño recipiente hecho 100% de silicona hipoalergénica que se introduce en el interior de la vagina para colectar el flujo y sangre menstrual. A medida que  va acumulándose te la quitas, la vaciás, limpiás y la volvés a introducir hasta que sea necesario volver a vaciarla. Así de simple es la cosa.

Por qué nos damos el lujo de decir que la copa es LO MEJOR QUE TE PUEDE PASAR VIAJANDO?

Bueno… dicen que es cuando perdés algo que te das cuenta realmente de lo lindo que era eso que tenías. Y así fue.

La copa siempre era infaltable cuando salíamos de paseo en viajes cortos pero, cómicamente, al iniciar nuestro viaje más largo que iba a durar 6 meses, a nada menos que 500 kilometros de casa nos dimos cuenta de que ¡ninguna de las dos había cargado las copas menstruales!. Un bajón de sólo pensar en estar seis meses sin ella y, lo peor: volver a usar la horrenda y olorosa toallita. No había panorama más incómodo que ese y cuando llegó el momento, realmente fue poco confortable. Por fin, después de dos meses donde nos dimos cuenta de cuánto extrañábamos a la copita, decidimos comprarlas por internet. Frente al gasto que suponía comprar las toallitas, el desperdicio que generan y lo incómodas que nos parecían luego de usar la copa durante tanto tiempo, esa compra  fue una buenísima y feliz decisión. Y más aún cuando veníamos durmiendo en carpa, hacíamos trekking, casi todos los días eran de mar y playa y andábamos de acá para allá. Moraleja: NUNCA OLVIDEN DE AGREGARLA AL CHECKLIST CUANDO PREPARAN LA MOCHILA.

Por qué viajar con la copa menstrual?

Olvidate de dejar de hacer cosas por estar en tu período! Es una aliada en tus aventuras y en cualquier actividad que quieras hacer. No solo porque te vas a ahorrar el hecho de tener que buscar tampones o toallitas por todo el mundo (que a veces pueden ser difíciles de encontrar o pueden costar mucho dinero); sino también porque, al poder usarla por hasta 12 horas, si vas a hacer un viaje largo en auto, bus o en avión, no tenés que preocuparte por ir al baño tan seguido. Porque créannos que a veces te olvidás de que la estás usando.

El tema de higienizarla puede ser un poco más complicado según por dónde andes (la disponibilidad de baño o agua), pero  para nada es un impedimento para utilizarla en los viajes.

Cómo limpiar tu colector menstrual mientras viajás?

Es verdad que la gran mayoría de baños públicos tienen el lavamanos fuera del cubículo donde está el inodoro y que si hay más gente puede que no quieras  que te vean lavar la copa. En esos casos es importante ser precavide, y llevar una botellita de agua con vos. Pero también es un buen momento para romper con tabúes y dejar que te vean lavarla. Al fin y al cabo, es algo natural.

Cómo esterilizar la copa durante un viaje?

La primera vez que la usás en el mes, la copa necesita esterilizarse. Eso es calentarla en agua hirviendo por varios minutos para que no quede ningún residuo que pueda hacer mal a tu salud.

Cuando estás de viaje, sólo tenés que tener acceso a una cocina o anafe donde colocar la copa a hervir. Si dormís en hostels tendrías que usar una olla de allí o andar con tu propio jarrito, como hacemos nosotras, si es que no querés usar la misma ollita de los fideos (cosa que no estaría mal, porque al hervirla eliminás cualquier bacteria y además la sangre no es tóxica). También podés llevar un esterilizador portátil, que es un recipiente de silicona donde colocas la copa con agua y lo metes en el microondas 3 minutos. Es super práctico porque, al ser plegable, ocupa casi nada de espacio. Otra opción es utilizar pastillas esterilizadoras que se compran en internet o en las tiendas virtuales de Copas Menstruales, por ahora nunca vimos en ninguna tienda o farmacia física. Solo tenés que poner una de esas pastillas en un recipiente con agua y la copa. En 15 minutos estará esterilizada.

PREGUNTAS, DUDAS Y TIPS PARA USAR LA COPA

Como dijimos más arriba, el Colector Menstrual es un pequeño recipiente con forma de copa que se introduce en la vagina y recolecta la sangre que luego deberás descartar.

Al ser la copa de silicona, no ocasiona reacciones adversas como hongos o infecciones que se traducen en mal olor y malestares; es fácil de esterilizar y, lo mejor de todo, es que  tiene una vida útil de unos 10 años aproximadamente. En 10 años de menstruación, ahorrarías el equivalente a 17 carritos de super llenos de paquetes de toallitas!!!. Eso es una tracalada de dinero y un montón de basura menos en el planeta.

¿Cómo poner la copa menstrual por primera vez?

En todos los instructivos que vienen con tu copa, vas a encontrar varias formas que recomiendan y posiciones en las que podés sentirte más cómoda. Doblar la copa e introducirla es tan sencillo (o incluso más fácil) como usar un tampón. Simplemente tenés que aprender a doblarla de la manera que sea  idónea para vos. La verdad es que es cuestión de agarrarle la maña, es práctica de ensayo/error las primeras veces y después ya está.

Para colocar la copa menstrual basta con doblarla en una de las dos formas más comunes: en forma de “V” o en forma de “C”. Utilizá una postura con la que te sientas cómoda (de pie, sentada, en cuclillas). Después, introducís la copa doblada hasta que esté en el interior por completo. Cuando la soltás se va a abrir y ya no se va a mover ni dejar pasar el flujo. Si no estás segura de que haya quedado bien, pasa la punta del dedo por las paredes para comprobar que no haya ningún dobléz y quede bien pegadita a ellas. También podes girarla levemente para notar si se hincha y se queda bien agarrada.

Unos consejitos:

– Probala antes de entrar en el período ya que si justo esa zona está más sensible, puede resultar  más difícil de encontrarle la vuelta. Al contrario de los tampones, la copa está fabricada 100% de silicona médica, lo que significa que no absorbe tu flujo vaginal por eso es que podes utilizarla siempre que quieras, estés o no menstruando, porque no reseca la vagina. Además, siempre que creas que te va a venir, podes ponértela y así vas segura sin necesidad de usar protectores por miedo de mancharte. (Si igual querés estar segura y usar protector, podés probar con las eco-absorbventes o protectores de tela lavables que también son amigables con el medioambiente).

– La sangre menstrual contiene tres de los macronutrientes primarios para las plantas: nitrógeno, fósforo y potasio, entre otros. Estos tres se usan para producir hojas y mantener el buen color verde; ayudar a formar nuevas raíces y producir semillas, frutos y flores; y a desarrollar tallos fuertes. Mezclá el contenido de tu copa con un poco de agua y llená de amor y alimento a tus plantitas.

regar las plantas con tu sangre de menstruación

– Si es normal que tengas dolores menstruales o pre-menstruales, es buena receta llevar una bolsita de agua caliente o de semillas que puedas aplicar en la zona abdominal para calmar los cólicos y seguir disfrutando del viaje lo antes posible.

– El jengibre y la manzanilla son remedios naturales ideales para los dolores menstruales. Hacés una infusión con uno u otro (o ambos, por qué no) y sus propiedades antiinflamatorias y antiespasmódicas te van a ayudar a pasar el malestar sin necesidad de comprar medicamentos.

Conclusión sobre la copita menstrual

Y si, vas a tener que meterte los dedos y mancharte un poquito si querés que la copa funcione bien. Pero, creemos, la copa vino a romper tabúes… Tocate, conocé tu cuerpo, esa sangre que se cansaron de mostrarnos como algo horrible en las publicidades de toallitas, es totalmente natural y es tuya. En lugar de verla como un desecho, podés empezar a sentir tu sangre menstrual como parte de lo que sos y como la transmutación de tu propia energía que se renueva en cada ciclo menstrual. 

Pretendemos en este texto incentivarles, si todavía no la usan, a conocer la copa menstrual que es una herramienta fundamental para un acercamiento en el ejercicio del autoconocimiento y de autogestionar nuestra salud, lo que implica quebrar con paradigmas y preconceptos que ya es hora de que se vayan rompiendo.

Al fin y al cabo, se trata de nuestra salud y de nuestro cuerpo que es uno solito en la vida y hay que cuidarlo y quererlo pa’ seguir viajando, no?.

logotipo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *